Academia Náutica Pailabot

8 octubre, 2018

LA GRAN RESACA

 

Estaba yo profundamente dormido. La botella de ron rodaba por el suelo del camarote, chocando contra los paneles de babor y estribor al compás de las olas, cuando me despertaron los gritos de  Joel bajando por la escotilla principal de cubierta ¡“Capitán, Capitán, despierte!. ¡Hay Dios mío!. ¡Esto es muy grave!, ¡esto es muy grave!.

 

Tardé unos segundos en recordar el puerto donde habíamos amarrado el día anterior y otros pocos en segregar saliva para enjugar mi boca reseca. Miré a  Joel con ojos semiabiertos, cuando oí el sonido de la botella que rodaba hacia mi litera. ¡Aún no sé cómo la atrapé con mi mano derecha!, después arranqué el tapón con los dientes y bebí un buen trago.

 

– ¡Maldita sea!, ¿Qué ocurre?.

 

– ¡Capitán, tenemos que denunciar varios crímenes!.

 

– ¿Como?.

 

– No he podido evitar escuchar una conversación en la taberna del puerto………un marinero de los de la regata de las 200 millas a dos, le estaba confesando a otro…..”a pesar de la resaca, pudimos atracar el banco, rompimos las defensas, arrojamos los dos muertos al fondo y amarramos los cabos a tierra”.

 

Apuré del todo el ron que aún quedaba y le increpé:

 

– ¡Vete al infierno!. Eso son formas de hablar de los marinos y sólo significa que han amarrado su barco al muelle ¡Has confundido la palabra “barco” por “banco”!.

 

– ¿De veras?.

 

-Claro: en este caso, resaca no es el dolor de cabeza que te queda después de una borrachera, como la jaqueca que yo tengo ahora mismo, sino el reflujo de las olas. Atracar es amarrar el barco, no robar en un banco. Las defensas son cilindros neumáticos para evitar el choque del barco con el muelle. Los muertos son bloques de cemento depositados en el fondo para amarrar los cabos al barco y cabos en náutica son las cuerdas de amarre.

 

– ¡Qué alivio, capitán!.

– ¡Deberías aprender los términos náuticos para no tener que llamar a la policía por escuchar una simple conversación entre marineros!.

 

-¡Es cierto, tengo mucho que aprender para ser marino!.

 

– En nuestra próxima recalada en Santander, quizás podamos contemplar,  cómo las grandes olas pasan con estruendo por encima del faro de Cabo Mayor, cómo barren totalmente la isla de Mouro, rompiendo contra los acantilados de Cabo de Ajo……¡ todo se llena de espuma!. ¡Es impresionante!. Se forma  un tren de olas que periódicamente dan lugar a una ola mucho más alta que sus predecesoras.  ¡Esa ola ruge como un león acorralado!.

 

– ¿Porqué se producen estas grandes olas?.

 

– Son la consecuencia de la acción continuada del viento en una misma dirección, de su intensidad y de su  extensión Es lo que llamamos. En términos marinos: persistencia, intensidad y fetch.

 

– ¿Por eso rompen tan fuerte?.

 

– Rompen si la profundidad es pequeña y las moléculas de agua se empujan unas a otras hacia la superficie, formándose las olas de tubo que tanto  aprecian los surfistas.  Espero que podamos ver la famosa ola que se forma al oeste de la isla de Santa Marina, ¡es increíble!……..pero ahora te ordeno que me dejes dormir, tengo sueño y  dolor de cabeza!, ¡I have a headache!.

 

– Mi capitán…¡eso es lo que yo llamo la resaca!…..hangover!... ja, ja.

 

– ¡Maldito portugués, vete al infierno!. Go to hell ¡.

 

Recuerdo que me dormí oyendo canturrear desde algún barco cercano una de mis canciones marineras preferidas. ¡Aquella música, el ruido de la botella rodando por el piso y  mi perro Gaspar  tumbado mirándome fijamente mientras se me cerraban los ojos….., Maldita sea….eso fue lo mejor del día!.

            

“En todos estos puertos de Dios, podemos encontrar marineros, armadores, pescadores, piratas y aventureros de todas las nacionalidades, pero siempre hablamos un mismo idioma…. el Inglés de la machina”, una especie de English Marine…… ¡En este idioma, solamente los marinos nos entendemos!.

Captain Marc, año 2.011